Sueldos por decreto

Sueldos por decreto

ndrés Manuel López Obrador ha encontrado la clave para hacer de México un país rico sin esfuerzo. “Los aumentos al salario nunca serán inferiores a la inflación”, afirmó el 5 de noviembre. No será el primer gobernante mexicano que trate de hacerlo. Luis Echeverría ordenó aumentos a los salarios mínimos superiores a la inflación a lo largo de su sexenio, pero en lugar de inaugurar una nueva era de prosperidad provocó una crisis económica y una escalada inflacionaria que provocaron mayor pobreza.

“Menos gente consigue empleo con sueldos artificialmente altos.”

Thomas Sowell

López Obrador ha pedido a los legisladores de Morena que plasmen en una nueva ley los aumentos de los salarios por arriba de la inflación: “Quiero que cuando menos se ponga un renglón que diga: los aumentos al salario nunca serán inferiores a la inflación. Lo voy a decir porque aquí no nos escuchan, aquí no nos ven: que entre todos le demos una cachetada con guante blanco a la política neoliberal.”

No hay certeza acerca de si López Obrador se refiere a los sueldos mínimos o a los generales. Hasta ahora los mínimos han sido definidos por una organización cuasi gubernamental, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, pero los demás han quedado sometidos a la ley de la oferta y la demanda. En su Proyecto de Nación 2018-2024 López Obrador prometía un aumento anual del sueldo mínimo de “15.6% más inflación, para llegar al fin de sexenio a la cifra de 171 pesos diarios más la inflación que se haya generado en el proceso”. En la actualidad, el mínimo se ubica en 88.36 pesos por lo que estaríamos hablando de una virtual duplicación.

En cuanto a los demás sueldos, el Proyecto de Nación “propone establecer una certificación de trabajo justo que permita reconocer de manera pública a las empresas y empleadores que cubran salarios dignos a sus trabajadores, a partir de estándares previamente fijados por un grupo de especialistas que esté integrado por académicos y sociedad civil, tomando en consideración la rama de industria o actividad, la región y el tamaño de la empresa”. Suena a una pesadilla burocrática.

López Obrador está convencido que los salarios se pueden elevar por decreto o por presiones del gobierno a las empresas. La experiencia nos dice, sin embargo, que estas medidas no solo no producen prosperidad por arte de magia, sino que pueden tener consecuencias negativas. Echeverría llevó el salario mínimo en 1976 a su nivel más alto de la historia, un equivalente de 340 pesos diarios de la actualidad, lo cual solo sirvió para generar una explosión inflacionaria e iniciar un largo descenso del poder de compra, no sólo del mínimo sino de los salarios generales.

Ante una creciente inflación en los años setenta y ochenta, que devastaba el poder de compra de los salarios y amenazaba con volverse endémica, se optó por aumentar el salario mínimo menos que la inflación. Las consecuencias fueron positivas después de algún tiempo. Por una parte, se controló la inflación, la cual se redujo gradualmente a niveles similares a los de los países desarrollados; pero, además, los sueldos promedio se despegaron de los mínimos. Hoy el sueldo promedio registrado en el IMSS, de 351.80 pesos diarios en septiembre, es cuatro veces superior al mínimo.

Una ley que obligue a que los aumentos salariales sean superiores a la inflación no generará prosperidad. Reinstaurará una inflación alta y la hará endémica. Al final saldrán perjudicados quienes menos tienen.


K fallida

Lo peor del corte de agua de 150 horas en el sistema Cutzamala es que el esfuerzo no sirvió de nada. La pieza de conexión, la K invertida, tuvo que ser retirada para dejar funcionando solo la línea 1. Conagua no ha revelado qué falló, pero lo sucedido es símbolo de un sexenio precedido por una campaña que decía que los priistas sí sabían gobernar.

Más información en El Siglo de Torreón

Fuente: Sueldos por decreto