Queen y el himno de la victoria deportiva

Queen y el himno de la victoria deportiva

La música y el deporte han estado íntimamente ligados a través de la historia. Ya sea para entrenar, para motivarse, para cantar en un estadio, para ejecutar una rutina o para identificar a un atleta, siempre la música ha acompañado la pasión desbordante de los aficionados.

Cada equipo o atleta tiene su canción favorita, en gustos se rompen géneros, pero sin duda que absolutamente todos quieren escuchar una en particular: “We are the champions”, obra de la banda británica Queen, que se ha convertido en todo un himno de victoria deportiva. Hoy día, en todos los torneos de los más diversos deportes, cuando alguien logra un campeonato, inmediatamente empieza a sonar el piano que magistralmente tocaba Freddie Mercury, ligando esta canción a la celebración de nuestro equipo favorito, en plena euforia por el logro alcanzado. Ante el auge de la popularidad de Queen al exhibirse la película Bohemian Rhapsody, bien vale la pena hacer un repaso al legado que Freddie Mercury, John Deacon, Roger Taylor y Brian May dejaron al mundo del deporte.

DEDICADA AL MAN U

Ya colocada como una banda exitosa e innovadora tras impactar al mundo con canciones como Killer Queen y Bohemian Rhapsody, fue en el año de 1977 cuando Queen estrenó el tema “We are the champions”, incluido en su disco News of the world. Biógrafos de la banda apuntan que la canción estaba lista desde años atrás, pero Freddie, su compositor, decidió no incluirla en el exitoso álbum A night at the opera, debido a que podía ser opacada por Bohemian Rhapsody, que fue un éxito total alrededor del mundo, al parecer, Mercury tomó la decisión acertada.

A pesar de ser nacido en Tanzania, pero residente de Londres, Freddie Mercury eligió ser aficionado de un equipo con sede en otra ciudad: ni más ni menos que el poderoso Manchester United que hizo época bajo la dirección técnica del legendario Matt Busby. En los estadios británicos, los aficionados al futbol siempre han cantado para alentar a sus equipos y en la década de 1960, los fanáticos del Liverpool, máximo rival del Manchester United, adoptaron el tema “You´ll never walk alone” del grupo Gerry and the Pacemakers, para impulsar a su escuadra hacia la gloria, por lo que la cantaban a todo pulmón en cada juego de los “Reds”, costumbre que perdura hasta nuestros días.

Cuenta el guitarrista Brian May en una entrevista, que al terminar un concierto de Queen, el público comenzó a cantar “You´ll never walk alone”, fue entonces que les surgió la idea de realizar su propio tema que pudiera fomentar la unión entre los fanáticos y a la vez les permitiera interactuar con el deporte. Freddie Mercury tomó entonces como inspiración a su querido Manchester United, que no atravesaba su mejor momento deportivo y había logrado su campeonato más reciente en 1967, para con su genialidad musical, plasmar el drama, la explosividad, la lucha y la euforia que encarna el deporte, en ese caso particular, un partido de los “Diablos Rojos”.

LEGADO

Tomada con gran cariño por el público, “We are the champions” se colocó en los primeros lugares de las listas de popularidad en todo el mundo, Queen la colocó como la penúltima pieza antes de cerrar sus conciertos y el impacto para los fans de la banda fue aún mayor. La canción trascendió el tiempo y los estadounidenses afirman que fue en la NBA donde se “bautizó” como himno de victoria, durante los campeonatos de los Toros de Chicago en la gloriosa época de Michael Jordan, lo cierto es que la magnífica idea se replicó y hoy es común escuchar el gran tema en estadios de todo el mundo, cuando los equipos obtienen el máximo trofeo en disputa.

Las canciones de Queen son un elemento común en los escenarios deportivos, temas como “We will rock you” y “Another one bites the dust” acompañan a los aficionados en estadios y arenas, siendo parte innegable el legado que aportó la banda británica para el universo atlético. Todos tienen su particular manera de disfrutar su deporte favorito, pero atletas y aficionados, todos por igual, anhelan escuchar un día “We are the champions”, porque eso significará que la gloria ha sido alcanzada y es momento de gozar con la inigualable victoria.

Para entender un poco más el mensaje de Queen, a continuación transcribimos una traducción no literal de la primera parte de la canción: “He pagado mis deudas una y otra vez, cumplí mi condena, pero no cometí ningún crimen. Errores malos, cometí algunos, tuve mi granito de arena y me golpeó en la cara, pero logré llegar hasta aquí. Somos los campeones, mis amigos, siempre nos mantuvimos luchando hasta el final, somos los campeones, somos los campeones, no hay tiempo de perdedores porque somos los campeones del mundo”.

41AÑOS se cumplieron del lanzamiento del tema “We are the champions”.

Más información en El Siglo de Torreón

Fuente: Queen y el himno de la victoria deportiva