Luis Gerardo Méndez se niega a tirar la toalla

Luis Gerardo Méndez se niega a tirar la toalla

Despertar, correr seis kilómetros, desayunar, dormir una siesta, ejercicio, comer y volver a la cama.

Durante casi un mes Luis Gerardo Méndez realizó esta rutina para agarrar el cuerpo y agilidad de un boxeador, poder subirse al ring y pelear ante una cámara.

“Era muy sano, ayuda, ¡pero luego valió m… todo!”, dice divertido, a punto de ver el resultado en pantalla comercial.

Este viernes se estrena Bayoneta, un drama dirigido por Kyzza Terrazas, la cual requirió tres semanas de rodaje en la fría Finlandia.

“¡Casi me enderezan la nariz!”, cuenta divertido, recordando un descuido en entrenamientos.

“Dar golpes, recibirlos, ver sangre, era algo que me interesaba ver cómo funcionaba la mente humana en eso, fue lo más difícil, entender que en un ring se puede matar a una persona y es legal”, comenta.

Brontis Jodorowsky, hijo del cineasta Alejandro Jodorowsky encarna al entrenador del Bayoneta, quien tras un accidente en plena pelea, debe cambiar su mentalidad.

“Hablé con distintos entrenadores que nos rodearon durante la película y fue ver sobre todo qué sucede entre ellos, boxeador y mánager, pues dicen que cuando hay una pelea, suben los dos cuerpos juntos, hay una ósmosis, hay relación de hermanos, amantes, padre e hijo, de te quiero, pero al mismo tiempo te entreno, eso era”, detalla Brontis.

Para el director, Kyzza Terrazas, las historias de deportistas son interesantes, pues llegan a tener momentos de gran éxito y luego viene el declive.

“Nos interesaba justamente agarrar a este personaje y revelar que tuvo época exitosa y ahora está en un lugar ajeno y frío”, expresa.

Peleas reales de boxeo, incluyendo de muertes en el ring, fueron base para varias escenas.

Terrazas revisó varias contiendas, alguna reproducida en pantalla.

“Hay una donde le pegan un boxeador, el réferi le da la cuenta de protección y luego se cae de nuevo; eso se usó”, comenta.

Más información en El Siglo de Torreón

Fuente: Luis Gerardo Méndez se niega a tirar la toalla