El legado de Don Melquiades

El legado de Don Melquiades

El domingo se informó el fallecimiento de Don Melquiades Sánchez Orozco a sus 90 años de edad por causas naturales, quien por 52 años fue la voz oficial del Estadio Azteca.

Es difícil que existan personas que hayan visto más partidos en el Coloso de Santa Úrsula. Desde 1966 tomó el lugar como el locutor del inmueble, y a través de los años hizo imborrables frases como “cambio por el equipo América”, “gol anotado por…”, entre otras.

El inicio en los micrófonos fue circunstancial. A sus 18 edad estaba dedicado a la pintura y a su gusto por la electrónica, pero al quedar huérfano decidió buscar trabajo en una emisora de radio de Tepic (donde era originario), en la cual lo eligieron como locutor por su portentosa voz.

El talento que tenía Don Melquiades lo llevó a Guadalajara y en 1956 emprendió su aventura a la Ciudad de México. Su labor como pintor también le dio frutos, pero después entró a Radiópolis, emisora de Emilio Azcárraga Milmo, quien compró al América y con la construcción del Azteca pidió que fuera Sánchez Orozco la voz oficial del estadio.

“Brandy Bobadilla 103 informa” y “mete un golazo Tutsi-Pop”, fueron frases comerciales que se han quedado en la memoria acústica de los aficionados del futbol mexicano.

Las cualidades del locutor mexicano también lo pusieron como la voz oficial del Canal 5. “Solicitamos su colaboración para localizar…”, era parte de su labor para los avisos a la comunidad.

“Nuestro siguiente programa, Don Gato y su pandilla; inmediatamente después, Los Picapiedra”, es otra expresión que quedó marcada en generaciones que disfrutaron de la televisión, con la armoniosa voz de Don Melquiades.

En sus más de cinco décadas en el Estadio Azteca, Sánchez Orozco estuvo presente en los dos Mundiales que se llevaron a cabo en el país. Siendo parte de la historia de los títulos de Brasil con Pelé en 1970, y de Diego Armando Maradona con Argentina en 1986.

Más información en El Siglo de Torreón

Fuente: El legado de Don Melquiades