Autoridades preocupadas por seguridad durante juicio a ‘El Chapo’

Autoridades preocupadas por seguridad durante juicio a ‘El Chapo’

Lo acusan de haber participado de un modo u otro en decenas de asesinatos, de usar su cartel para ingresar ilegalmente más de 200 toneladas de cocaína a Estados Unidos e incluso de dirigir una enorme operación desde la cárcel. Esto cuando no estaba ocupado escapándose de algún penal. Algo que hizo dos veces.

El pedigrí delictivo casi mítico del “Chapo” Joaquín Guzmán, extraditado a Estados Unidos en el 2017 para ser juzgado por numerosos delitos, genera preocupación y ha hecho que se tomen numerosas medidas de seguridad. El juicio arrancaba el lunes con al inicio de la selección de jurados. Los alegatos iniciales están programados para el 13 de noviembre.

Vistazo a las preocupaciones de las autoridades:

TESTIGOS EN LA MIRA

Los fiscales dicen que Guzmán tenía la costumbre de ordenar el asesinato de cualquiera que se le cruzase en el camino en su época de capo indiscutido del Cartel de Sinaloa.

Ahora se le están cruzando una cantidad de testigos que sobrevivieron a la era de violencia y que se esperan ofrezcan detalles de la forma brutal en que mantuvo el poder durante 20 años en el despiadado mundo del narcotráfico. Los abogados del Chapo afirman que los testigos son los verdaderos malandrines y que no se puede confiar en su testimonio.

Los nombres de estos testigos, la mayoría de los cuales están presos, han sido tachados en los documentos del caso. Los fiscales dicen que es imperioso proteger sus identidades porque su cooperación seguramente generará las iras de un cartel vengativo. De acuerdo con los documentos, algunos están siendo alojados en celdas especiales y otros se acogieron a programas de protección de testigos.

La lista de personas que pueden asomar como testigos es larga. Dos posibilidades llamativas son los mellizos Pedro y Margarito Flores, traficantes que operaban en Chicago e hicieron negocios con el Chapo antes de ser arrestados en el 2008. Ambos aceptaron cooperar y grabaron conversaciones con el Chapo sobre el tamaño de los cargamentos a ser enviados en barcos y aviones.

En una grabación, una voz identificada como la del Chapo pregunta: “¿Cuánto puedes vender en un mes?”.

Los hermanos pagaron un precio muy caro por haberse dado vuelta: Los fiscales dicen que su padre fue asesinado en el 2009 en México por sicarios del cartel.

JUZGADO CONVERTIDO EN UNA FORTALEZA

En las vistas previas al juicio se observó agentes de la policía federal fuertemente armados y perros que detectan bombas patrullando los alrededores del juzgado. Todo aquél que quisiese asistir por un motivo u otro a las vistas debía pasar por un detector de metales en la entrada del edificio y nuevamente en la entrada del juzgado.

El juez aceptó un pedido de los fiscales de que no se dé a conocer la identidad de los jurados, una medida típica de los casos que involucran a mafiosos o terroristas, en los que puede haber intimidación de jurados.

A los potenciales jurados no se les oculta la naturaleza del juicio. Los jurados serán escoltados por agentes al entrar y salir del juzgado y no estarán a la vista del público durante las sesiones. Los fiscales dijeron que el cartel de Guzmán “emplea sicarios que han cometido cientos de actos de violencia, incluidos asesinatos, agresiones y secuestros”.

LA VIGILANCIA DEL CHAPO

Cuando Guzmán fue traído a Nueva York, las autoridades decidieron que debían tenerlo bajo un régimen de aislamiento en un pabellón de alta seguridad de una cárcel federal de Manhattan por donde han pasado conocidos terroristas y mafiosos.

Se tomó en cuenta el hecho de que el Chapo daba instrucciones desde adentro de los penales y se fugó dos veces de cárceles mexicanas. La segunda lo hizo usando un túnel de 1,6 kilómetros (una milla) que llegó hasta la ducha de su celda.

Un dilema logístico para las autoridades: El caso está siendo juzgado en un tribunal de Brooklyn… del otro lado del East River (río del Este).

En las vistas preliminares, se cerró el acceso al puente de Brooklyn cada vez que Guzmán tenía que ser trasladado al juzgado, en una caravana que incluía un equipo SWAT y una ambulancia, vigilados desde arriba por helicópteros.

El juez opinó que hacer lo mismo en un juicio que se estima puede durar cuatro meses sería una pesadilla logística y una gran incomodidad para los neoyorquinos. Dijo que habrá cambios, pero no reveló cuáles.

Se especula que se habilitó una celda especial para el Chapo adentro del tribunal de Brooklyn para que pase las noches durante el juicio.

Más información en El Siglo de Torreón

Fuente: Autoridades preocupadas por seguridad durante juicio a ‘El Chapo’